×

El lado oscuro de las bicicletas de carbono

Las bicicletas de carbono ocupan los puestos de alta gama de muchas marcas y son elegidas por muchos ciclistas, pero como todas las historias tienen un lado oscuro. 





Las bicicletas de carbono tienen un lado oscuro que está en su producción y en su casi imposible reciclaje una vez que ha terminado su vida útil, todo esto salió a la luz después de que Leo Kokkonen fundador de Pole Bicycles decidió viajar a China para producir introducir el carbono en su gama.


Leo explica os detalles del proyecto desechado del cuadro de carbono. 


Leo quería ver cómo era el proceso de un cuadro de carbono hasta su finalización y lo que vio con sus propios ojos no le gusto. Nubes de contaminación cubrían las ciudades a causa de la fabricación de los cuadros de carbono, se dio cuenta de la cantidad exagerada de litros de agua que necesitaba este material de agua que luego terminaba en los ríos contaminada, toda la electricidad gastada para darle la forma a las bicicletas, trabajadores en condiciones precarias y sin medidas de seguridad manipulando resinas y productos químicos, todos los residuos producidos tirados al mar sin filtros, etc ..



Bicicleta Pole en la EWS

Este panorama dantesco fue demasiado para Leo Kokkonen un finlandés con una gran conciencia medioambiental le pareció que no era ético fabricar bicicletas en carbono, así que decidió que Pole Bikes solo tendría bicicletas en aluminio que además de ser más “ecológicas” a la hora de su fabricación, son fáciles de reciclar ya que el carbono es un material difícil de reciclar y los cuadros viejos suelen terminar en cementerios amontonados unos encima de otros en el mejor de los casos y en otras ocasiones terminan tirados en el fondo del mar o ríos. 


Logo de la empresa de reciclaje de carbono R3FIBER


El Futuro

La venta de cuadros de carbono está disparada y algunas marcas están tomando medidas de que los procesos de fabricación cumplan estándares de protección medio ambiental y condiciones de trabajo seguras. Para el reciclaje de este tipo de material hay una nueva empresa española llamada R3FIBER que a través de un catalizador consigue reciclar este material y convertirlo en un gas compuesto por hidrógeno y que sirve para generar electricidad. 


Está claro que la bondades del carbono al ciclismo nos ha conquistado el corazón a muchos, pero como consumidores debemos de tener conciencia ética y exigir a las marcas que los procesos de fabricación de estas bicicletas sean correctas y tener un mapa de puntos de reciclaje para el carbono.  ¿Usas bicicleta de acero, aluminio o carbono?