×

¿Cuándo hay que cambiar los discos de freno en la bicicleta?

Los discos de freno  conocidos como rotores de disco son unos de los componentes que están sometidos a un alto desgaste, ya que tienen que soportar la presión de las pastillas de freno en cada frenada, además de unas altas temperaturas.


 


Los rotores de disco de la mountain bike son tal vez el componente más olvidado, porque  nos acordamos de él solamente cuando la bicicleta deja de frenar bien o nuestros frenos empiezan a meter ruidos cuando los usamos.


pub


Surcos

En la superficie de frenado del disco podremos apreciar como unas rayas o surcos, normalmente estas se producen por apurar mucho las pastillas de freno, lo que  provoca que la base metálica acabe tocando la superficie del rotor, provocándole surcos y dándole un aspecto de superficie rayada.




Rotor desgastado con surco. 


Grosor

El acero del disco se va comiendo con el contacto de las pastillas y sé cómo aún más rápido si estas son de compuesto metálico. Para comprobar el grosor del rotor lo puedes hacer visualmente, observar si notas un escalón entre la pista de frenado y la parte central del disco, pero la mejor  manera de comprobarlo es usando un calibre, si el grosor está en 1.5 mm tendrás el rotor para cambiar.




Doblado

Un disco se puede doblar por recibir un impacto directo de un obstáculo del sendero o la forma más común por un sobrecalentamiento del rotor. Lo habitual es que esto se pueda solucionar con una herramienta específica para enderezar el disco, pero en ocasiones si la curva es muy pronunciada, tocará sustituir el rotor por un nuevo.


 



Quemado

Un disco quemado o ennegrecido puede reducir la frenada, pero siempre hablando de casos extremos,  si está solamente algo quemado se puede limpiar con goma abrasiva específica para discos o incluso con un limpiador de discos. La mejor solución para no quemarlos es aprender a no llevar los frenos medio cogidos cuados descendemos, ya que esto sobrecalienta en exceso a los rotores.